Jerusalén, año cero

« De mano en mano se pasa la verdad,

y en cada mano olvidará algo de cierto

y también se llevará de cada mano el parecer:

si camináramos calendario atrás,

todo estaría al revés.

 

Algunos dicen que es falso

y otros repiten que es cierto,

que entró en Jerusalén siendo de día.

Se dice que su túnica era blanca,

que iba posada en sus ojos

un ave del mediodía.

 

Aquel fue tiempo de tumbas,

aquel fue tiempo de flautas,

de mercaderes, de Legión Romana.

 

Se dice que la chusma lo seguía,

que en su palabra sencilla

se lavaba la mañana.

El Rey de los judíos,

el hijo de los hombres,

el Cristo, el nazareno lo llamaban.

 

Jerusalén, año cero y se cambió

la suerte con lo que pasó;

Jerusalén, año cero y Nazaret

y el caserío de Belén;

Jerusalén, año cero fue el lugar

donde ocurrió, o donde no.

 

Fue enemigo del imperio

y amigo de la palabra:

decía que todo era para todos.

Se dice que enseñaba a los pastores

a compartir las ovejas

y a cuidarse de los lobos.

 

Tanta enseñanza hizo ruido

en el poder de los templos,

y en la madera lo clavaron recio.

Se dijo que por mago o hechicero,

pero si la historia es cierta

fue porque hiciera silencio».

Silvio Rodríguez

Se cuenta que Silvio la compuso al tomar conciencia de lo que significaba para Latinoamérica la puesta en práctica de la Teología de la Liberación“, y tras conocer al poeta y sacerdote católico nicaragüense Ernesto Cardenal; es una canción bellísima que nos ofrece una visión de Jesús de Nazaret muy humana, sencilla y esperanzadora.

Jesús-expulsa-a-los-mercaderes

Anuncios

Dies Irae – Carl Theodor Dreyer

Absalón, un sacerdote danés, promete a la madre de Ana que salvará a su hija si esta se casa con él. Tras aceptar, la madre de Ana es quemada en la hoguera acusada de brujería –aclarar que el sacerdote lo hace aún sabiendo que la ley dicta que las hijas de bruja también lo son y deben ser condenadas por ello al fuego purificador-.

La joven Ana se casará entonces con el viejo sacerdote e irá a vivir con él y su madre, que no está de acuerdo con la boda. Poco después se une a ellos el hijo del primer matrimonio de Absalón, a lo que se une que otra condenada por brujería maldiga a Absalón y a toda su familia, y ocurrirá lo inevitable con sorprendentes consecuencias para los personajes y los espectadores.

Esta película mueve a reflexiones profundas acerca del sentido del amor y de la vida, y también sobre la manipulación de la moral, de la expansión interesada de la ignorancia y la superstición, y ofrece un retrato filosófico escondido en la religiosidad del Absalón sobre los conflictos del ser humano.

Según vemos la cinta nos invaden diversas cuestiones: ¿Quiénes son los malos? ¿Quiénes son los buenos? ¿Quién establece los márgenes de actuación de las personas?

Absalón siempre creyó actuar bien, siempre creyó actuar defendiendo la bondad, lo bueno, lo correcto, pero ¿estaban ya en 1623 estos conceptos demasiado confundidos y manipulados por las diferentes ideologías que habían imperado en la historia hasta ese momento? ¿Por qué quemar “brujas” estaba bien? Si tanto temor de Dios se tenía, ¿por qué quemar a unas y dejar a otras? ¿No podía esto significar poner en peligro el alma por defender a alguien cercano a Satán?

El ser humano siempre ha tenido presente en su vida el mundo de lo trascendente, ya fuese en la idea de Dios, en la de los espíritus,… La religión y la superstición siempre han sido parte de la humanidad, y con ellas también han sido parte nuestra la intolerancia y la incomprensión.

La creación de ideas dogmáticas cierra la puerta de la libertad. La forma de religión a la que Dreyer nos enfrenta en Dies Irae es el enfrentamiento de los personajes con ellos mismos. Se enfrentan a sus deseos, a sus pensamientos, a sus pasiones… Se agarran a lo que tienen porque salir de la norma es camino de hoguera.

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL Vredens dag (Dies irae) AÑO 1943

DURACIÓN 105 min.

PAÍS

DIRECTOR Carl Theodor Dreyer

GUIÓN Carl Theodor Dreyer, Poul Knudsen, Mogens Skot-Hansen (Obra: Hans Wiers Jenssen)

MÚSICA Poul Schierbeck

FOTOGRAFÍA Carl Andersson (B&W)

REPARTO Thorkild Roose, Lisbeth Movin, Sigrid Neiiendam, Preben Lerdorff Rye, Anna Svierkier, Albert Hoeberg

PRODUCTORA Palladium Productions

A %d blogueros les gusta esto: