XII CONGRESO ANDALUZ DE FILOSOFÍA: “Filosofía, Mujeres y Naturaleza”

La Asociación Andaluza de Filosofía ha decidido dedicar el tema del XII Congreso de Filosofía a “Filosofía, Mujeres y Naturaleza”. Es el primer congreso en el que se abordan cuestiones centradas en las Mujeres y la Filosofía. Dado que la Filosofía Feminista y el Feminismo Filosófico no pueden comprenderse sin atender a su relación con otras disciplinas del saber, el enfoque de este Congreso de Filosofía tiene un carácter interdisciplinar, siendo así que se recogen las aportaciones de las filósofas y sus fundamentos no sólo a la Filosofía sino a otras disciplinas del campo de las Ciencias Humanas y de las Artes, y a sus ámbitos de intersección con las Ciencias Naturales, como no podía ser de otra manera.

Podéis consultar el programa aquí: https://congresoandaluzfilosofia.aafi.es/p/programa-del-congreso-avisamos-que-este.html

Podéis consultar las normas de inscripción aquí: https://congresoandaluzfilosofia.aafi.es/p/inscripcion-electronica-xii-congreso.html

La cuota de inscripción para el XII Congreso Andaluz de Filosofía será de 50 Euros para los no asociados/as a la AAFi y gratuita para los miembros de la Asociación. Si quiere hacerse socio/a puede hacerlo a través de este formulario: https://www.aafi.es/index.php/formulario-de-asociacion

El pago podrá hacerse a través de ingreso directo o transferencia bancaria a la cuenta de la Caixa a nombre de la Asociación Andaluza de Filosofía, y en concepto debe figurar Inscripción XII Congreso AAFi y el nombre completo de la persona inscrita.

Si se elige la modalidad de ingreso directo hay que mandar copia del justificante a

Asociación Andaluza de Filosofía
I.E.S Vistazul
Avda Gabriel García Márquez s/n
41702 Dos Hermanas (Sevilla)

¡IMPORTANTE!

Los/as profesores/as de Secundaria pertenecientes a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía tendrán que formalizar su inscripción mediante la página habilitada por el CEP: https://www.juntadeandalucia.es/educacion/secretariavirtual/consultaCEP/actividad/194127ACS001, y no tienen que pagar nada, pues el CEP ya abona su inscripción.

 

Nota: toda la información de esta entrada ha sido obtenida de la web de la AAFI a la que podéis acceder desde aquí:  https://congresoandaluzfilosofia.aafi.es/

Anuncios

Hildegarda de Bingen. Una vida entre la genialidad y la fe.

“En el año 1178 una ya no muy vigorosa anciana benedictina se había puesto manos a la obra en el cementerio de la abadía de Rupertsberg del Rin: con su báculo de abadesa allanó una tumba reciente y se ocupó con sumo cuidado de que los contornos de la misma fueran irreconocibles, que ya no pudo saberse cuál había sido el lugar de enterramiento. Acto seguido emprendió trabajosamente el camino de regreso a su monasterio y se sometió al castigo de la autoridad episcopal”

200660

¿Qué había ocurrido para que Hildegarda de Bingen se comportara así, desobedeciendo a la autoridad eclesiástica?

Si queréis saberlo tendréis que leer la maravillosa biografía escrita por Christian Feldmann, más de 300 páginas para conocer a una mujer desconocida.

Filósofa, boticaria, compositora, escritora, investigadora y rebelde mujer alemana del siglo XII.

Escuché hablar de ella por primera vez cuando cursaba Historia de la Filosofía Medieval con José María Prieto Soler,  después la dejé un poco en el olvido hasta que regalaron esta biografía que subraya el espíritu revolucionario y rebelde de alguien que buscaba la verdad y no le temía al poder.

Porque, aunque no lo parezca, la Edad Media no fue sólo época de oscuridad.

Feldmann comienza introduciendo su investigación con una anécdota que subraya, como he mencionado en el párrafo anterior, su espíritu rebelde.  Y en cada capítulo del libro va desgranando cada una de las caras de la personalidad de Hildegarda, sin olvidar el marco en el que se desarrolla toda su vida, el siglo XII.

Para que os hagáis una ligera idea, estos son algunos de los capítulos de la obra y un poco de los temas que se tratan para conozcáis a esta mujer:

El siglo XII. Revolución cultural en la Edad Media: capítulo introductorio a la época. Tiempo convulsionado por los cambios, en que reinaba el miedo y la esperanza. Las cruzadas, el III Concilio Laterano, Pedro Abelardo y Eloísa, la poesía trovadoresca y el amor cortés, Canterbury y Notre-Dame,…

La salvación del misterio: el segundo capítulo narra sus primeros sueños y visiones, su mensaje del necesario regreso a la pobreza originaria de Jesús y su mensaje de amor.

También se narra su infancia, una infancia que marcará, como a todos, el resto de su vida.

Fuerza y debilidad de una abadesa. Interesantísimo capítulo en el que describe a una Hildegarda luchadora y sin miedos, enfrentándose a las órdenes masculinas para construir un monasterio independiente y diferente, en el que poder desarrollar todas las virtudes de sus monjas, que por ser mujeres eran vetadas en los círculos intelectuales y científicos de la Edad Media.

Hildegard+von+Bingen+wf_fasten_hildegard_g1

Médica y farmacéutica carismática. Como mujer inquieta no se conformó con ser una simple ayudante de médicos y boticarios sino que ella misma se sintió inclinada a estudiar las ciencias de la salud y la naturaleza, experimentando, leyendo y plantando personalmente las hierbas necesarias para los medicamentos; también se comentan algunas leyendas que nacieron alrededor de su figura, pues algunos la creían una milagrera.

Fiel a la tierra y llena de nostalgia por el cielo. Hildegarda es todo lo contrario a un filósofo existencialista. El mundo es un lugar de regocijo y disfrute, es una obra maestra que está por descubrir, hasta cierto punto es un poco pre-nietzscheana; aunque les diferencian los motivos de su decir Sí a la vida. Hay que decir sí al mundo, amarlo, no estamos solos, están los demás hombres y mujeres. El mundo se creó para que disfrutemos de él.

Interesante también su punto de vista sobre la sexualidad, en un breve apartado llamado por el autor ‘El milagro de la sexualidad’. Teniendo en cuenta que nuestra filósofa es una monja del siglo XII, sus ideas son modernas: el acto sexual no puede ser pecaminoso si da a los humanos el poder de la eternidad. Su discurso en este campo se dirigía, sobre todo, contra los cátaros y contra todos aquellos que intentaban satanizar los actos más naturales e instintivos de los hombres y mujeres del Medievo.

El gran amor de Dios: un puñado de barro. Una Hildegarda ya sexagenaria tiene que enfrentarse a nuevos problemas tanto dentro como fuera de su monasterio. Vuelven sus visiones y escribe el Libro de los méritos de la vida, obra compuesta por diálogos entre las virtudes y los pecados, entre el bien y el mal. Curioso es que catalogue como vicios humanos la tristeza, la desesperación y la infelicidad: dejarse vencer es lo fácil.

Mujer fuerte en una iglesia de hombres. Pareciendo casi imposible, una enferma y anciana Hildegarda decide ir a predicar como hacían los monjes y sacerdotes. Predica por los caminos y allí donde se lo permiten: “Los maestros y los prelados han abandonado la justicia de Dios y duermen…” o ” Vosotros sois la noche que exhala la oscuridad, sin consideración alguna por la verdadera Iglesia. Y a causa de vuestras repugnantes riqueza y avaricia además de otra vanidades no sois capaces de instruir a vuestros siervos (…) Por ello desaparecerá vuestro honor y se os caerá la corona de la cabeza“.

También es de reseñar su mensaje en torno a la libertad, la igualdad y la fraternidad de los sexos en la sociedad… un mensaje que no pudo ser determinante para la historia de la Iglesia al ser ocultado.

Hildegarda no es capaz “de rezar  por la paz en el interior de su celda monástica y luego pasar por alto el sonido de las armas en la calle o no ver los charcos de sangre“.

Una malograda doctora de la Iglesia. Octogenaria ya escribe todo lo que puede sobre sus conocimientos y sus experiencias, ayudada por algunos asistentes. Obra que ha permanecido oculta e ignorada durante siglos.  En 1904 se crea, en el antiguo monasterio en el que había sido abadesa, un grupo de investigación en torno a su figura formado por un grupo de monjas benedictinas, y en 1979 se pidió desde la Federación de Mujeres Católicas su nombramiento como Doctora de la Iglesia, título que sólo tiene dos mujeres: Catalina de Siena y Teresa de Ávila. En 1987 se respondió a esta petición con un no.

Una biografía apasionante que muestra a una persona diferente, a una mujer diferente. Una luz pequeña en la época, eso dicen,  menos luminosa de la humanidad.

Museum - Hildegard von Bingen

En 2012, Benedicto XVI, la nombra Doctora de la Iglesia.

___

Hldegarda de Bingen. Una vida entre la genialidad y la fe, Christian Feldmann. Barcelona. Herder. 2008.

A %d blogueros les gusta esto: