Festival della Filosofia – en Ascoli Piceno, Italia

Desde el día 30 de agosto al 1 de septiembre, en la región de Ascoli Piceno, en Italia, se celebrará el Festival de la Filosofía: conferencias, charlas-coloquio, meditaciones, diálogos, convivencia… y todo enfocado desde la filosofía. ¿Qué más se puede pedir?

Precios económicos, experiencias interesantes, un marco inigualable, …

Teneis toda la información en el enlace que hay pinchando sobre el texto inferior.

300px-Ascoli_Piceno

FiloFest2013

Si vanno diffondendo anche in Italia le pratiche filosofiche: attività in cui non-filosofi (bambini, giovani, adulti, anziani…) vengono invitati a diventare soggetti di pensiero critico, di dialogo spregiudicato e rispettoso degli interlocutori, cittadini consapevoli e responsabili.  Alcuni dei pionieri della “filosofia-in-pratica”, presenteranno, in forma concreta e coinvolgente, alcune di queste ‘pratiche filosofiche’ nella Filofest, la Prima festa della “filosofia di strada”, ad Amandola e Smerillo e Montefortino  nei giorni 30-31 Agosto e 1 Settembre. Giovedì 29 Agosto “aspettando il Festival” alle ore 21:00 presso “La Sala Dei Ritratti” a Fermo, il Direttore Augusto Cavadi e Cesare Catà, presenteranno il Festival.

Nella giornata-tipo si avranno:

Anuncios

El desprecio a la cultura. El desprecio a las humanidades. Y el sistema educativo español.

Iba a escribir sobre el desprecio que este país vierte sobre la filosofía pero ya dispuesta al pataleo me extenderé un poco más, y dejaré para otra entrada próxima mi pataleo filosófico.

No son pocas las manifestaciones que se han hecho desde hace siglos acerca de que en España se piensa poco y mal, y que la educación y la cultura no son nuestros fuertes. Cervantes, Quevedo, Espronceda, Larra, Calderón, Gracián, Cadalso, Clarín, Sawa, Ortega y Gasset, Valle-Inclán, Unamuno, Ganivet, Baroja, Benavente, Ayala, y otros tantos, antiguos y modernos, no dejan de recordarnos en sus escritos lo becerros que podemos llegar a ser.

“De diez cabezas, nueve

Embisten y una piensa.

Nunca extrañéis que un bruto

Se descuerne luchando por la idea”

—–

Antonio Machado

 

Los interminables cambios en el sistema educativo han hecho que  esto se parezca cada vez  más a una película de los Hermanos Marx, un absurdo imposible de enderezar.

Groucho: ¡Vamos, Ravelli, ande un poco más rápido!

Chico: ¿Y para qué tanta prisa, jefe? No vamos a ninguna parte.

Groucho: En ese caso, corramos y acabemos de una vez.

—–

Groucho y Harpo. Detectives. Los hermanos Marx. Editorial Tusquets.

House-of-Stairs

No sé exactamente cuándo empezó este acabose de la educación que educaba y culturizaba, sólo sé que yo me vi afectada, de hecho casi la mayoría de mis conocimientos fueron obtenidos gracias a mi afición a la lectura y la curiosidad que me anima a no dejar de aprender, de investigar, de saber.

No sé en qué momento la memoria, la imaginación, el esfuerzo y la responsabilidad dejaron de ser  armas del estudiante para convertirse en carga y castigo. Mirad a la mayoría de los estudiantes de hoy en día: ni memoria, ni imaginación, ni esfuerzo, ni responsabilidad.

No sé en qué momento dejaron de ser importantes la historia, la filosofía, la literatura, las lenguas clásicas, es decir, todo lo que humaniza nuestros estudios y nos acerca a lo que somos. Nuestras raíces están ahí, pero parece que la modernidad, con su tecnologización y su aceleración, no admite nada que necesite del reposo, la reflexión, la mirada lúcida y la herramienta elemental: el cerebro.

La ignorancia nunca es revolucionaria. Y el saber sólo llega a través de una construcción y un entrenamiento completo de nuestras “células grises”. Y para ello se requiere esfuerzo y colaboración entre todas las partes implicadas en los que llamamos “sistema educativo”: responsables del aprendizaje  y de la educación (padres, profesores, ministros de educación, los propios estudiantes,… la sociedad al completo).

“Nadie educa a nadie. Nadie es educado por nadie: todos nos educamos juntos”

—–

Paulo Freire

 

Ya dijo Kant que los contenidos del conocimiento sin las estructuras del pensamiento son ciegos, pero que las estructuras del pensamiento sin los contenidos del conocimiento están vacías. No podemos dividir sin saber las tablas de multiplicar, ni manejar el diccionario sin saber el abecedario, no podemos traducir a César sin conocer las declinaciones, etc.

Antes de seguir quiero dejar claro que esto no es un ataque al ministro Wert en concreto, sino a todos y cada uno de los ministros de educación que hemos tenido en este país y que no han hecho NADA por mejorar la situación del sistema educativo. El ministro Gabilondo tampoco mejoró lo que había ni le dio cabida a la cultura en la escuela.

Claro que si echamos un vistazo rápido a lo que tenemos en nuestras revistas, cadenas de televisión, e incluso algunos periódicos, no es de extrañar que hablar de tener cultura pueda producir sarpullidos en algunos personajes.

Saber no mata. Aprender no duele. Tener cultura no está de más. Baroja en El árbol de la ciencia habla de la indiferencia del pueblo español ante ciertas cosas, una indiferencia que es el resultado de una penosa situación material y espiritual que es necesario “regenerar”.

–         Nuestro español bosteza.

¿Es hambre? ¿Sueño? ¿Hastío?

Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?

–         El vacío es más bien en la cabeza.

—–

Antonio Machado

el vacio en la cabeza

 

Para enderezar la educación en este país necesitamos consensuar las necesidades de los estudiantes sin que medien ideologías, preferencias políticas, ni pactos con entidades religiosas o económicas. Necesitamos que se escuche a los profesores, esos profesionales que se dejan la vida en las aulas y que enseñan, culturizan y educan (ya que ni la familia ni la sociedad lo hace, pues parece ser un valor olvidado). Hay demasiados asesores pedagogos, psicólogos y sociólogos, ninguno de ellos, o casi ninguno, trabajando dentro de las aulas.

Que el sistema educativo necesita una mejora es obvio, y es algo en lo que estamos de acuerdo todos los que nos dedicamos, queremos dedicarnos, o nos hemos dedicado, a la profesión de enseñantes, pero esa mejora no puede pasar por recortar las horas de las asignaturas que culturizan y humanizan, que nos hacen comprender y nos hacen más libres y más capaces de pensar, razonar y ver más allá de nuestras propias narices.

Necesitamos equilibrar los conocimientos técnicos y científicos con los humanistas y culturales. Tenemos que crecer en todas nuestras dimensiones para conocer nuestras capacidades reales y no podemos negarles ese derecho, ese crecer en equilibrio, a las generaciones que están por venir.

—–

Y para cerrar rompo mi lanza por la Filosofía con palabras de Fernando Savater:

“La filosofía es una forma de buscar verdades y denunciar errores o falsedades que tiene ya más de dos mil quinientos años de historia. (…) la filosofía se ocupa de lo que inquieta a todos los seres humanos. Pero ellos (los filósofos) pensaron según la realidad en que vivieron, que no es igual a la tuya: o sea, las preguntas siguen vigentes en su mayor parte (¿qué es la verdad, la muerte, la libertad, el poder, la naturaleza, el tiempo, la belleza, etcétera?), aunque no conocieron, ni siquiera imaginaron la bomba atómica, los teléfonos móviles, Internet ni los videojuegos. ¿Qué significa esto? Pues que pueden ayudarte a pensar pero no pueden pensar en tu lugar: han recorrido parte del camino y gracias a ellos ya no tienes que empezar desde cero, pero tu vida humana en el mundo en que te ha tocado vivirla tienes que pensarla tú… y nadie más. Esto es lo más importante, para empezar y también para acabar: nadie piensa completamente solo porque todos recibimos ayuda de los demás humanos, de quienes vivieron antes y de quienes viven ahora con nosotros pero recuerda que nadie puede pensar en tu lugar ni exigir que te creas a pies juntillas lo que dice y que renuncies a pensar tú mismo”.

—–

Historia de la Filosofía. Sin temor ni temblor. Espasa.

*Reflexiones hechas al calor de la LOMCE, después de haber vivido la LOGSE y ejercido la LOE.

Ciudadano Zero

Una letra sin desperdicio. Para reflexionar detenidamente sobre la realidad.

Presentación

Siempre al nacer la aurora
vengo a preguntarme
la misma cuestión.
¿Cómo he llegado a esto
cuando dije acepto a esta sinrazón,
a este sol sin luz y sin mañana,
a este mar sin playa,
a este ser sin alma,
a este yo sin mi?
¿Cuándo dejé de ser alguien
para ser la sombra
que ahora veis aquí?
Siempre al nacer la aurora
vengo a preguntarme
que será de mi.

Yo perdí mi humanidad
cuando acepté el terror
de convertirme en un número.
Yo vendí mi dignidad
cuando ignore el dolor
y la miseria de otros como yo.
Yo entregué mi libertad
cuando asumí sin luchar
que mis derechos recortaran.
Yo les di mi honestidad
cuando dejé sin pelear
que como esclavos nos trataran.

Y ahora aquí me veis ausente de toda conciencia,
vivo para ser lo que ellos quieren que yo sea,
digo lo que digan que yo debo de decir,
vivo como digan que yo tengo que vivir,
creo lo creen que yo tenga que creer,
hago lo que ellos digan que debo de hacer,
pienso lo que piensen que yo debo de pensar,
ya nos controlaron, ya no hay marcha atrás.
Y ahora escúchame tú que me estás viendo
puede ser que a ti aún te quede tiempo,
escucha mi hermano esto que te cuento
alza el puño, exige, piensa, actúa
y clama lo que sientes, compañero,
¿o acaso quieres ser un ciudadano zero?

Popurrí

Como una marioneta quieren verte,
como una marioneta atada de manos y pies.
Como una marioneta
que no conteste,
que no proteste,
como una marioneta de piel.
Quieren que seas una gota de lluvia en su aguacero,
un granito de arena en su desierto,
una luz diminuta en su universo,
Un acorde afinado de su concierto.
Quieren que calles,
que no tengas voz,
que no seas cuerdo,
que se te anestesien los sentimientos,
quieren sedarte los pensamientos
de tu conciencia,
quieren ser dueños.
Quieren que seas un ciudadano zero.

Si quieres ser un ciudadano zero como manda Dios
que en tu salón no falte un televisor.
Con pantalla plana ¡así de grande!,
sonido envolvente y alta fidelidad,
para que a tu familia pueda embaucar,
ella es la cultura, la revelación suprema
que nos adoctrina Cristiano, Messi,… Belén Esteban,
nos enseña que vestir, y que comer
y hasta a educar,
para que tus hijos mañana sean un borrego ejemplar.
Somos una mercancía, somos una mercancía.
Nos registran al nacer
y en la escuela nos elaboran,
nos meten aditivos,
en la juventud liberan un producto llamado persona.
Somos una mercancía, somos una mercancía.
Nos clasifican según el color, según el destino, según el origen,
nos embalan con sus ropas,
nos adornan con sus chismes,
se venden niños en China
y mujeres en una esquina te dicen adiós,
revenden y revenden y revenden
sus encantos a cualquier postor
porque somos una mercancía, somos una mercancía.

Y a continuación el presidente de los EEUU de América
se someterá a las preguntas de los ciudadanos:
– ¿Para qué tanto presupuesto en armamento?
– Lo hacemos en nombre de la paz, nos osos violentos.
– ¿Y por qué occidente siempre invade otros pueblo?
– Estamos buscando terroristas por el mundo entero
– ¿Eso no tendrá nada que ver con el petróleo?
– No, no, no, ese es un comentario totalmente erróneo
– ¿Y entonces por qué no ayudan a Palestina?, ¿y por qué no arreglan lo del hambre en el mundo?
– Hacemos lo que podemos
– ¿Y por qué no le paran los pies a los banqueros?
– No, no, no, ¿cómo ha dicho? Perdonen pero desde aquí no me enero.
– Ciudadano quiero prometer que ya prometí que prometeré, que prometo hacer prometer que por esta vez no os la voy a meter. Y prometo que voy a luchar porque llegue el bien y se acabe el mal
– Él promete, él promete, el promete
Oh sí señor, oh sí señor, sí señor,
Oh sí señor, oh sí señor, sí señor,
él es el bueno y para el mundo la salvación.

Otro mundo es posible
de ti depende y de mi.
Otro mundo es posible
acaso vas a quedarte parado ahí.
No es fantasía lo que te he contado
ni es futuro ni es pasado.
Este cuento que hoy te cuento,
y no es cuento, ahora nos lo están contando.
Yo soy del pueblo del que está desahuciado
de los sin techo,
del anciano jubilado.
Yo soy la sangre del que pierde sus derechos,
que no te engañen tú eres uno de los nuestros.
Y exígeles compañero
justicia para tu pueblo.
Yo soy el hijo de la tierra explotada,
soy la costilla de los pobres de su patria,
yo soy la carne del que pierde su trabajo,
soy el hermano de los jóvenes paraos.
Llegó el momento paisano,
gritémosles puño en alto,
¡qué nos seremos sus esclavos!.
¡Qué no hablen más por nosotros,
qué decidan por ti
qué no nos digan quiénes somos,
qué no hagan nada sin ti,
qué nos seremos sus ceros,
qué hasta aquí hemos llegado,
Exprésate como pueblo
y ejerce de ciudadano!.
¡Ejerce de ciudadano!.

* * *

Tino Tovar
Ciudadano Zero, 2012

A %d blogueros les gusta esto: