Introducción al pensamiento filosófico

“Qui de philosophia non participat bestia est”

Pomponazzi

En esta obra de Moisés González se nos presenta una antología de textos con la que el autor nos introduce en el pensamiento filosófico alternando los mencionados textos con la teoría correspondiente de que son representativos.

Antes de empezar nos plantea unas preguntas esenciales: ¿qué es eso de la filosofía? ¿Tienen vigencia las cuestiones filosóficas? ¿Existe una crisis del pensamiento filosófico? ¿Es la actividad filosófica una actividad valida y necesaria?… Preguntas que intentará responder, y que nosotros respondamos, capítulo a capítulo.

Son 5 bloques los que constituyen esta Introducción al pensamiento filosófico: prólogo, capítulo I El lugar de la filosofía en la cultura, capítulo II filosofía y modernidad, capítulo III la filosofía en la hora presente, y una relación final de textos sobre 5 líneas concretas de pensamiento: ciencia y filosofía, filosofía y técnica, filosofía y política, humanismo y filosofía, las tareas de la filosofía en nuestros días.

La gran ventaja de esta obra es que no es sólo una exposición teórica de ideas sino que expone, cuestiona e intenta responder a esas mismas cuestiones a través de los textos de los autores que en su día originaron esas cuestiones, o se preocuparon en algún momento de ellas.

Todas las preocupaciones del ser humano, a través de su historia, están recogidos: ciencia, cultura, política, sociedad, religión técnica, arte, vida, muerte, ideas, humanidad, retórica, lenguaje, el hombre, el tiempo, el espacio, el mundo, los sentimientos, robótica, ideología,…

Una buena obra para iniciarse en el pensamiento filosófico, para leer despacio, saborear  leer los textos, reflexionarlos y poco a poco, aprender a filosofoar. Pues esa parece la intención última. Animarnos a filosofar.

 

“El hombre que no tiene ningún barniz de filosofía, va por la vida de prisionero de los prejuicios que derivan del sentido común, de las creencias habituales en su tiempo y en su país,  y de las que han desarrollado en su espíritu sin la cooperación no el consentimiento deliberado de la razón… La filosofía debe ser estudiada, no por las respuestas concretas a los problemas mismos; porque estos problemas amplían nuestra concepción de lo posible, enriquecen nuestra imaginación intelectual y disminuyen la seguridad dogmática que cierra el espíritu a la investigación; pero, ante todo, porque por la grandes del Universo la filosofía contempla, el espíritu se hace a su vez grande, y llega a ser capaz de la unión con el Universo que constituye su supremo bien”

B. Russell, Los problemas de la filosofía, Ed. Labor, Barcelona, 1986, páginas 131-132, 134-145. (Cit. En la obra reseñada página 20)

 

Introducción al pensamiento filosófico. Moisés González. Tecnos, 1987.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: