Para iniciar el año…

mi primera entrada es de carnaval. Ya las coplas inundan Cádiz y nos llevan de la mano de sus autores hasta la frontera de febrero, en la que el veneno estallará en nuestras venas y nos mezclaremos en las calles coreando estribillos…
No soy de Cádiz, pero el veneno de su fiesta me corroe igual que si lo fuera, sin que haya antídoto para solucionarlo…
Rosa roja
Mi tierra tiene un veneno que sale por carnaval,
y si te muerde mi tierra se te envenena la sangre.
No importa cuál sea tu barrio, tu escuela y tu catedral,
tu condición, tu bandera, tu religión o tu padre.
Misteriosa, lentamente y en silencio hace como la marea,
va encharcándote, llenándote lo más escondidito que te queda.
Te atraviesa hasta los clavos de los huesos sin permiso y con maldad,
se emborracha en las tabernas de tu alma y paga con tu libertad.
Y de pronto, tu vientre es un bombo,
tu boca, un platillo y tu pecho un estadio.
Tu garganta, un quejío, tu sangre, agua salá, tu espalda es un Nazareno.
Tu corazón, un capitán. Y tu capitán… Veneno.
Y cuando tienes el veneno tan dentro de ti,
sólo te queda volver a nacer o morir.
El mar, la mar, el mar de Cádiz es la pasión pura y primera
que a un gaditano cualquiera desde niño tantas veces
lo fascina, lo estremece, lo enloquece y lo envenena.
Descalzo frente al horizonte, correteando ante el Atlántico.
Investigando en las arenas, tirándose desde los puentes.
De la Victoria a la Caleta, alzando el puño en cada roca
bailando con cada sirena, de la Caleta a la Victoria.
Y haciendo lanzas con las cañas y atragantándose se sol y sal,
bendita el agua y su importancia que es el veneno de la mar.
Quwe es el veneno …
Recuerdo que me contaron la historia de Jesucristo;
un rendentor, por lo visto, que por eso lo mataron.
Y con su muerte fundaron una religión que espanta,
pero que al pueblo acercaron en cada Semana Santa.
Y quién sería ese hombre que en la Plaza de Palillero,
vestido de Nazareno sobre un Calvario de flores,
la gente por los balcones, le derramaban saetas
como si fuera una fiesta en honor de los dioses.
Y en religioso respeto supe que por aplausos,
ese que iba en el paso era el alcalde perpetuo.
Coño, con el Nazareno, que me clavó en la retina
su gran corona de espinas como un divino veneno.
Nunca pierdo la esperanza porque el Estadio Carranza
desde niño me enseñó.
Que en ésta, mi segunda casa, la alegría siempre pasa
por la guasa y el por el gol.
Y oliendo a fresca y verde hierba aparecía por la izquierda
un mago de San Salvador.
Qué importa quién sea presidente y que se salve en promoción,
si más leal que su afición no habrá jamás tanta gente…
Me han dicho que el amarillo esta maldito…
Y tu boca un platillo y tu pecho un estadio…
Y no hemos venido a emborracharnos
y el resultado no nos da igual.
Pero el veneno más ladrón, que un día hasta mi corazón
se me clavó como una lanza,
me lo encontré en un callejón, haciendo chibiri-pon-pon
con un platillo, y un pellejo y una masa.
Mi novia que nunca se casa
ni conmigo ni con Dios, cuando la carita me vió
me dijo, ¿qué es lo que te pasa?,
y para mí lo levantó sola del suelo
y me lo reguindó a las alturas del cuello
diciéndome, este es mi amor, capitán…
Veneno, veneno…
Carnaval,
llévalo contigo y anda
que en la plaza hay una banda que se llama libertad.
Tengo que defender a mi tierra,
de lo que viene de dentro y de lo que viene de fuera,
la tengo que defender…
Y aunque en la vida me vaya, mi tierra,
la vida prefiero perder.
Por defenderla…
De las manos blancas, de las manos negras…
De los canallas, de los profetas.
De los alcaldes de playa que están enfermos de piedra…
ya no valen las murallas, las murallas tienen grietas
y penetran hasta el Falla… Versos de falsos poetas.
Por defenderla…
Bendito sea este veneno que me desató las manos,
haciéndome el hombre más libre
que se vende en gaditano, a su manera.
Bendito sea aunque la sangre me rebose en cada herida,
y en cada golpe de platillo deje un golpe de mi vida
carnavalera…
Nunca te diré, oh tierra mía volveré
porque el veneno me encadena y de tu vera no me voy.
Y como yo soy el capitán,
y este veneno es mi pasión,
el día que mi corazón llegue a su sílaba final,
la multiplicaré por un millón…
¡de Carnaval!.
Dicen que pueblo que canta, pueblo que espanta sus males.
Por eso a Cádiz le sale los males por la garganta.
Y hace una banda, que es esta banda …
¡de carnavales!
Rosa roja
Juan Carlos Aragón Becerra, 2008
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: